Columna de Rómulo Aspee: Casablanca pasado y presente

Columna de Rómulo Aspee.

(Fotografía: Patricio Jara Morales)

Tal como sucede en nuestro país, las últimas décadas nos han llevado a un crecimiento ecónomico pero con un desarrollo ecónomico que no se condice con el crecimiento logrado. Por una parte, el aumento de la población por la mayor actividad económica principalmente con la llegada de la principal actividad agrícola e industrial como es la producción vitivinicola del más alto nivel, la cual ha posicionado a Casablanca como una de las principales zonas de producción de vinos de alta calidad y los que se exportan a distintos paises y con muchos premios logrados por su calidad. También han llegado otras actividades de produción de bienes y servicios lo cual ha redundado en la llegada de nuevos habitantes y el traslado a diario de muchas otras personas que trabajan en estas empresas.

Dicho crecimiento no ha estado acorde de necesidades fundamentales del ser humano y vemos deficiencias en áreas de salud, educación, seguridad ciudadana, transporte interurbano, infraestructura, entretención y cultura. En la década del 70, se contaba con dos hospitales; actualmente, solo con un servicio de urgencia y unas pocas camas, con una larga espera de un nuevo hospital el cual nada sabemos cuando empezará su construcción.

En relación al sector educación, Casablanca contaba con buenas escuelas públicas y un liceo público con muy buenos profesores que marcaron huellas en muchos de nosotros y del cual salieron muchos alumnos destacados que actualmente son profesionales y que bien representan al casablanquino en Chile o en el extranjero. Actualmente, vemos un deterioro en la calidad y cantidad de alumnos de algunos establecimientos públicos; el caso más dramático es la Escuela Manuel Bravo Reyes, en la cual se invirtió una enorme suma en infraestructura y que actualmente cuenta con muy pocos alumnos en relación a lo que tuvo en años anteriores. Lo mismo ha sucedido con el actual Liceo, el cual ha sido superado por los colegios particulares subvencionados. Por tanto es posible volver a mejorar la educación pública, gratuita y de calidad, como debe ser a nivel nacional y es en los principales paises desarrollados. Ya es necesaria la instalación de centros de formación técnica, alguna sede de instituto profesional y porque no alguna sede universitaria.

En relación a seguridad ciudadana se ve un enorme deterioro por la gran cantidad de robos, asaltos y alto tráfico de drogas, lo cual se ve a menudo y con poca resolución en la investigación de dichos hechos delictuales. Esperamos que con las nuevas dependencias de Carabineros y con una dotación aumentada, logre disminuir estos hechos delictuales y es necesario además un cuartel permanente de la Policía de Investigaciones.

En infraestructura de calles y caminos rurales se ha avanzado mucho, pero todavía vemos una gran parte de las veredas en mal estado con el consiguiente peligro para las personas que a diario transitan por ellas; incluso en nuestra plaza, en la esquina de Constitución y Maipú, frente al módulo de información turística.

En relacion al retiro del aseo domiciliario y las calles, no siempre ha sido continuo y muchas veces hemos visto suciedad en calles y veredas, tanto producto de la misma gente que bota basura a la calle o deja bolsas de basura a merced de la enorme cantidad de perros callejeros.

Respecto a los baños públicos instalados en la plaza de Casablanca, no tienen la continuidad horaria y creo que para esta gran anhelada obra es necesario que funcione más horas y sin discontinuidad.

Otra de las deudas pendientes en Casablanca son los bajos sueldos en el sector privado, en muchas empresas que pueden pagar más a sus trabajadores y han crecido tanto con el esfuerzo de sus dueños como de sus trabajadores. Sin esa simbiosis no es posible el crecimiento y desarrollo de cualquier actividad económica con una buena armonía entre empresarios y trabajadores.

En relación a la cultura y entretenimiento, nos encontramos con una subutilización de nuestro Teatro Municipal que es una gran obra y de gran calidad, y ojalá tengamos más actividades artísticas tan necesarias para nuestra alma y cultura.

Otra gran falencia es el transporte interurbano entre Casablanca y Valparaíso, que a pesar de las tres empresas existentes, las esperas muchas veces son prolongadas; además, el último bus desde Valparaíso sale como máximo a las 22:10 horas, siendo que antiguamente salía a las 23:00 horas.

Casablanca como ciudad tiene un enorme potencial económico, turístico y de ciudad dormitorio. De todos depende nuestro desarrollo, tanto de la iniciativa privada y de los entes públicos para así lograr una ciudad moderna, armoniosa, ambientalmente limpia, segura y con una calidad de vida cada día mejor en beneficio de nuestros vecinos y de todas las personas que nos visitan y trabajan en esta ciudad con tantos años de vida, con muchas tradiciones, con ciudadanos muy valiosos y un territorio con hermosos paisajes.

Las opiniones vertidas en esta columna, son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no necesariamente representan la línea editorial de Casablanca Hoy.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *