Triunfo del candidato de la corrupción y de la herencia de la dictadura

Piñera se consolidó en estas primarias como la carta presidencial de la derecha, obteniendo sobre 740 mil votos. Frente a este escenario, un amplio rechazo a su candidatura ha surgido de los movimientos de mujeres, de trabajadores y estudiantes.

(Fuente y fotografía: La izquierda diario)

Bárbara Brito, Vicepresidenta de la FECH, señaló que el triunfo de Piñera: “Significa un desafío a enfrentar por parte del movimiento de mujeres. El candidato de la derecha y de los empresarios representa lo más retrógrado de esta sociedad, y está derechamente en contra de las demandas de las mujeres y de la diversidad sexual.”

Conocidas son sus posturas contra el matrimonio igualitario o contra el aborto. Así, Piñera reafirmó sus posiciones de la derecha más conservadora, ligada a la Iglesia, y que se niegan a que las mujeres tengan un mínimo derecho a decidir sobre sus cuerpos, o que los-as miembros-as de la diversidad sexual tengan el mínimo derecho a poder decidir si quieren casarse o no.

Por su parte, Dauno Totoro, precandidato a diputado por el distrito 10, señaló: “Hoy la derecha sale envalentonada. Pero debemos recordar que es rechazada por enormes sectores de la sociedad. Y debemos enfrentarla. Porque con ellos, avanza también la corrupción, el neoliberalismo y el atropello a los derechos sociales más fundamentales. Son los defensores de los intereses de los empresarios, intereses absolutamente opuestos a los de los trabajadores, mujeres y estudiantes, es decir, a los de la gran mayoría de la sociedad.”

Piñera es, de mínima un candidato polémico, reconocido por estar involucrado en diversas acusaciones e investigaciones por corrupción, y que ha hecho una enorme fortuna, iniciada con el negocio de las tarjetas de crédito, que ha puesto en cuestión la relación problemática entre sus negocios y la política.

“Pero ese no es el único problema”, asevera Bárbara en ese sentido, “Lo que representa Piñera es la defensa acérrima a la sociedad heredada de la dictadura militar. A la sociedad de mercado, donde los empresarios pueden hacer prácticamente los que les plazca, y el actuar como patrón de fundo, comprando extensas tierras en Chiloé, comprando aerolíneas completas, participando en la política nacional y lanzando frases machistas y misóginas, como cuando dijo, en un discurso público, “que las mujeres se tiran al suelo y se hacen las muertas y los hombres se tiran arriba y se hacen los vivos”, en una clara alusión a la violación, una cuestión absolutamente repudiable.”

Finalmente, Dauno sostuvo que frente al avance de Piñera en términos electorales “Es necesario organizar una fuerza social y política que no sólo enfrente a la Nueva Mayoría, sino que también se proponga enfrentar a la derecha fuertemente. Frente a su programa retrógrado y anti trabajadores, anti juventud, debemos oponerle una propuesta que apueste por la conquista de todos los derechos sociales básicos, como educación o salud públicas y gratuitas, financiados por la renacionalización de los recursos naturales bajo gestión de sus trabajadores, porque nuestras vidas valen mucho más que sus ganancias. Y eso tenemos que hacérselo saber a Piñera y sus políticos empresariales. Hoy ese es el desafío.”

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *